Marilú Martens

Directora nacional de
CARE Perú

Vivir en un país seguro, inclusivo y con igualdad, donde los derechos y obligaciones de la ciudadanía se cumplan y todas las personas tengamos acceso a las mismas oportunidades, es nuestro propósito, es la misión por la que trabajamos día a día, año tras año.

Si bien la emergencia sanitaria ha expuesto y agudizado muchos problemas y brechas que ya arrastrábamos previamente como la baja calidad educativa y la desigualdad económica; a su vez, nos ha enseñado que, con solidaridad, compromiso y mucho trabajo, podemos lograr grandes cambios. El trabajo articulado de todos los sectores es fundamental para salir de situaciones de crisis y encaminarnos nuevamente hacia la prosperidad, la igualdad y el crecimiento sostenido.

Como organización, tenemos más de 50 años en Perú trabajando iniciativas por el desarrollo de personas en situación de vulnerabilidad, poniendo siempre en el centro de nuestros esfuerzos a las niñas, adolescentes y mujeres, pues sabemos que, mientras exista la desigualdad de género, no podremos erradicar la pobreza y alcanzar la justicia social. En este tiempo hemos ejecutado más de 1 000 proyectos con diversos objetivos sociales: mejora de la calidad educativa, empoderamiento económico de la mujer, acceso a servicios de salud, seguridad alimentaria, acceso al agua y gestión de riesgos y emergencias.

Con todas estas acciones hemos logrado impactar de forma positiva en miles de peruanos y peruanas que hoy tienen una nueva oportunidad para crecer. Al mismo tiempo, hemos contribuido al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales guían siempre nuestro trabajo: creamos modelos replicables y sostenibles con el fin de alcanzar estos objetivos globales y así motivar el cambio social.

Nuestros Proyectos

Ante el problema de la deserción escolar, la baja calidad educativa y el embarazo adolescente trabajamos, desde 2016, el programa Niñas con Oportunidades, una iniciativa que contribuye a los ODS 4 y 5 (educación de calidad e igualdad de género). Según el Ministerio de Educación, más de 300 000 estudiantes dejaron de ir al colegio en 2020. La deserción escolar afecta principalmente a estudiantes de zonas rurales y a niñas y adolescentes, quienes suelen interrumpir sus estudios por embarazos a temprana edad. A través del proyecto, capacitamos a adolescentes de secundaria de zonas rurales en habilidades socioemocionales, empoderamiento económico y educación sexual integral. De esta forma, logramos que terminen sus estudios en edad oportuna y con un plan de vida. A la fecha, ya son más de 20 000 estudiantes de cuarto y quinto de secundaria empoderadas y más de 46 instituciones educativas alcanzadas.

Por otro lado, gracias al proyecto Aprendemos +, Crecemos y Emprendemos Siempre, implementado por el Ministerio de Educación, tuvimos la oportunidad de trabajar en las escuelas rurales del país, las cuales se vieron gravemente afectadas durante la pandemia. Tras la suspensión de las clases presenciales, el proyecto entregó 2 288 tabletas con contenidos interactivos, innovadores y educativos a estudiantes en las zonas de intervención con el propósito de promover el acceso a una educación de calidad, inclusiva y con igualdad de oportunidades en el contexto del aislamiento social.

Mediante esta iniciativa, miles de niñas y niños de primero a sexto grado de primaria de áreas rurales han accedido a contenidos y sesiones didácticas e interactivas en Comunicación, Matemáticas y otras materias curriculares. Asimismo, las y los estudiantes del proyecto han sido acompañados de forma cercana por agentes comunitarios, quienes han permitido el desarrollo de la educación a distancia fortaleciendo sus competencias y la de las y los docentes.

Ante el cambio climático y el riesgo constante de fenómenos naturales, nuestro proyecto Glaciares+ contribuyó al ODS 13 (acción por el clima) enfocándose en mejorar la capacidad de adaptación integral y de reducción de riesgos de desastres frente al fenómeno de retroceso glaciar en el Perú, garantizando su sostenibilidad.

Por otra parte, con el proyecto Ella Alimenta al Mundo contribuimos al ODS 2 (hambre cero) mediante la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición de las familias en situación de vulnerabilidad. A la fecha, 4 181 hogares de productores han sido fortalecidos con capacitaciones técnicas productivas y habilidades empresariales. Además, 80 mujeres agricultoras han sido capacitadas en manejo de suelos (incluyendo análisis de suelos) y metodologías de análisis.

Para las mujeres emprendedoras que contribuyen día a día al desarrollo económico del país creamos el programa Ignite, con el cual contribuimos a los ODS 5, 8 y 10 (igualdad de género, trabajo decente y crecimiento económico, y reducción de las desigualdades) a través de la creación de empleo, la resiliencia financiera y la mejora del bienestar de las familias de las microempresarias. Así, buscamos acortar las barreras que enfrentan día a día para impulsar sus negocios. La iniciativa tiene presencia en 25 regiones del país y ha logrado que más de 15 000 empresarias reciban créditos y que más de 2 398 sean capacitadas en educación financiera, habilidades empresariales y habilidades blandas.

Todos estos programas nos demuestran que trabajar por las mujeres es trabajar también por el desarrollo de sus comunidades y familias. A pesar de que ganan menos que los hombres, las mujeres reinvierten el 90 % de sus ingresos en sus familias y comunidades, hasta 60 puntos porcentuales más que los hombres, según la OCDE. Seguiremos trabajando por y para ellas porque tienen derecho a vivir en un país seguro y respetuoso de sus derechos, en un país que les otorgue las oportunidades y la educación que necesitan.

Reconocimientos

Todo esfuerzo tiene su recompensa y esto no solo se ha visto reflejado con la gran cantidad de participantes en cada programa implementado, sino también con los diversos reconocimientos que hemos recibido en el último año: obtuvimos el Premio Creatividad Empresarial 2021 de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) por nuestro proyecto Niñas con Oportunidades y el premio SCALE Green Creative Adaptation Award por el proyecto “Fortalecimiento de las comunidades y organizaciones indígenas de Madre de Dios en la gestión de procesos sostenibles para el desarrollo local y la defensa efectiva de sus derechos”. La implementación de esta iniciativa permitió que las comunidades nativas de la reserva comunal Amarakaeri mejoraran sus ingresos económicos y sus capacidades en gobernanza territorial.

Sumando a esto, fuimos finalistas en el Reconocimiento Perú por los ODS de Perú 2021 con nuestras iniciativas Conéctate, Niñas con Oportunidades, Juntos Ante el Zika y Glaciares+. Sin duda, estos logros nos motivan y reafirman nuestro compromiso de seguir trabajando por las personas más vulnerables del país.

Quiero agradecer a todo el equipo de CARE Perú, a nuestros aliados y a las organizaciones que apoyan nuestro trabajo, sin ustedes nada de esto sería posible. Con su compromiso y pasión podemos hacer realidad cada meta y dar grandes pasos hacia un país más equitativo y justo. También quiero dar las gracias a todas y todos los participantes de los programas que impulsamos porque con su paciencia, tesón, esfuerzo y lucha diaria, el Perú avanza hacia el desarrollo sostenible y la igualdad. Sigamos trabajando y aportando, desde nuestras posibilidades, a la construcción de un país más justo, equitativo y seguro para todas y todos.

Marilú Martens

Directora nacional de CARE Perú